Muchas veces pensamos que la tecnología es demasiado inaccesible y protestamos y en realidad tenemos la razón ya que los smartphones resultan ser muy caros. Cifras que en muchas ocasiones no vemos justificadas pese a que cada vez se trata de dispositivos más y más sofisticados. Sin embargo ¿nos hemos parado a pensar con sinceridad en alguna ocasión sobre el valor añadido que estos dispositivos nos brindan en el día a día? Por ponerlo de otra manera: ¿qué pasaría si el móvil desapareciera súbitamente de nuestras vidas?

La agencia de marketing WebpageFX ha querido dejar de especular y poner cifras al asunto viajando en el tiempo al año 1985 y planteándose cuánto costaría al usuario disfrutar de todos los servicios que proporciona, por ejemplo, un iPhone en aquella época y con el costo del momento. Si no quieres leer más te adelantamos el resultado: disfrutar de todo lo que hace un iPhone en 1985 costaría la exagerada cantidad de 32 millones de dólares (a precios de hoy y considerando la inflación).

1366_2000

Un ‘hacelotodo’ en nuestro bolsillo

La idea es sencilla: consiste en detallar una a una todas las funciones que ofrece un móvil y sustituirlas por la alternativa disponible en la época. Es decir, que si con el iPhone podemos tomar fotos y vídeos, en 1985 nos veríamos obligados a adquirir una cámara de fotos y una videocámara. ¿Es real la comparación? Desde luego, a nadie se le ocurriría pagar semejante millonada, pero lo cierto es que nos ayuda a valorar las funciones que ya damos por asumidas.

Así, en 1985 un móvil costaba la cantidad de 9.000 dólares (siempre precios de hoy), y para utilizar el navegador GPS que hoy viene integrado en el grueso de los móviles, en aquella época tendrías que adquirir un dispositivo dedicado que superaba los 6.000 dólares. Y así todo. Como apunta Fortune, la comparación puede resultar ridícula para algunos, pero sin duda nos ayudará a otorgar más valor a lo que llevamos en nuestros bolsillos.

Deja un comentario

avatar