La promoción de un Día Internacional de las Personas con Discapacidad, por la Organización de Naciones Unidas, ha contribuido a cambiar la idea de que discapacidad es sinónimo de debilidad.  Las sociedades han comprendido que cada persona es única y posee valor en sí misma. Gracias a ello, términos como “discapacitado” y “minusválido” han quedado en el pasado.

Hablar de personas con discapacidad debe llevarnos a pensar en oportunidades para desarrollar un plan inclusivo que  integre en un cien por ciento a la sociedad.

Existen alrededor de mil millones de personas alrededor del mundo con alguna discapacidad y muchas de ellas todavía enfrentan barreras para la inclusión social total.  Para muchas de ellas, interactuar con los productos cotidianos puede ser  frustrante puesto que todo, desde electrodomésticos hasta computadoras, se ha diseñado para usuarios  sin discapacidades.  Todo ello representa para los fabricantes importantes desafíos pero también grandes oportunidades para responder y desencadenar el potencial humano.

La tecnología inclusiva puede mejorar enormemente la calidad de vida de cada individuo, así como de la sociedad en general. Las empresas que se encargan de las iniciativas de RSC en este sector amplían el acceso a la tecnología y rompen las barreras que antes dejaban fuera a las personas con discapacidades.

Tecnología para todos

Al reflexionar sobre la importancia de la participación social de las empresas, LG busca asegurarse que los beneficios de sus productos sean accesibles para todos. Aprovechando esta premisa han trabajado para que las  innovaciones presentes en sus productos sean accesibles para las personas con alguna discapacidad o con necesidades específicas.

Ejemplo de estas innovaciones son la línea de refrigeradores LG SIGNATURE, que incluye una opción con Auto Open Door™, un sensor de luz que detecta el pie y abre la puerta suavemente, lo cual lo convierte en un refrigerador seguro para personas con dificultades motoras. Esta línea ha demostrado que las innovaciones tecnológicas orientadas en la inclusión también mejoran el uso para el usuario promedio, por lo que invertir en este sector puede ir más allá de un bien social.

Además, la alfabetización tecnológica implica introducir las innovaciones en cada grupo y comunidad para mejorar la calidad de vida de cada persona. Por ello es importante reconocer las diferentes capacidades de las personas  y las oportunidades que se abren para ellas cuando se logra percibir su entorno de una manera diferente a la convencional.  Esto ayudará  a desarrollar una sociedad más inclusiva.

La tecnología inclusiva mejora  la calidad de vida de los individuos, así como de la sociedad en general. Las iniciativas de RSC (Responsabilidad Social Corporativa) en este sector amplían el acceso a la tecnología y rompen las barreras que antes dejaban fuera a las personas con discapacidades.

No hay comentarios

Dejar respuesta